Principales ejes:

 

DescripciónOrganización InstitucionalAcciones vinculadas al PEAS

Los países de la región comparten aspectos importantes de su historia, en particular en lo que atañe a la diversidad en su formación y composición étnico-racial, producto de la colonización y el proceso migratorio. Eso hace de América Latina, y la subregión MERCOSUR, como una de las que cuenta con la mayor población de afrodescendientes del mundo. Sin embargo, a pesar de los progresos alcanzados, los afrodescendientes continúan siendo víctimas de la exclusión, del racismo y de la discriminación racial, y permanecen invisibilizados aun cuando representan aproximadamente el 30% de la población total de América del Sur.

Con este contexto, el MERCOSUR afirma que la consolidación de la promoción de la igualdad racial en el MERCOSUR resulta esencial para profundizar la democracia, eliminar las desigualdades y la discriminación racial contra los afrodescendientes de los Estados Partes. La creación de este espacio en el MERCOSUR contó con el marco de la Declaración de la Asamblea General de las Naciones Unidas que proclamó el “Decenio Internacional de los Afrodescendientes” y adoptó el respectivo Programa de Actividades para su implementación, con el tema “Reconocimiento, Justicia y Desarrollo”. Es por ello que el espacio resulta propicio para profundizar las políticas públicas existentes en la región y el diseño de nuevas acciones para asegurar la inclusión plena de todos los segmentos de la población en condiciones igualitarias en la vida social, cultural, económica y política (Decisión CMC 09/15).

Con el objetivo de coordinar discusiones políticas e iniciativas que beneficien a las poblaciones afrodescendientes en el MERCOSUR y a fin de contar con un órgano para asesorar al Consejo del Mercado Común (CMC) en materia de igualdad racial y lucha contra el racismo, fue creada la Reunión de Altas Autoridades sobre los Derechos de las Personas Afrodescendientes (RAFRO), a través de la Decisión CMC 09/15.

Es importante señalar que este espacio temático surge como consecuencia de una demanda de la Comisión Permanente sobre Discriminación, Racismo y Xenofobia de la RAADH.

La RAFRO tiene como función coordinar discusiones políticas e iniciativas que
beneficien a las poblaciones afrodescendientes de los Estados Partes, así como promover su inclusión en los procesos de trasformación económica, política, social y cultural como actores fundamentales para el desarrollo de la región.

El espacio temático es conformado por organismos responsables por la promoción de la igualdad racial y de la lucha contra el racismo de los Estados Partes.

Al ser una instancia de muy reciente creación, no ha tenido aún un desarrollo institucional significativo, siendo lo más destacado la aprobación de un Plan de Acción 2016-2017 que enmarca una cantidad de temas y actividades previstas para este espacio de trabajo. No obstante, conforme su normativa, se establece que los cometidos de la RAFRO se inscriben en el marco de la implementación del Decenio Internacional de las Personas Afrodescendientes, declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas (2015 – 2024).

Asimismo, el espacio de trabajo se destaca, por sus características, por su mirada transversal a la institucionalidad y acciones que desarrolla la dimensión social y ciudadana del bloque.

Sus principales propósitos son:

– Promover el intercambio de buenas prácticas entre los Estados Parte y Asociados del MERCOSUR;
– Promover el impulso de políticas que reviertan representaciones negativas sobre la población negra y la población Afrodescendiente;
– Incentivar a los Estados Partes y Asociados a la promulgación y/o actualización de leyes antidiscriminatorias y de combate al racismo en todas sus formas, así como la elaboración de planes nacionales de lucha contra la discriminación racial;
– Promover intercambio de experiencias sobre acceso a la justicia y acciones afirmativas respecto a la población afrodescendiente;
– Establecer relaciones de cooperación con sistemas de información y observatorios, con miras a visibilizar violaciones de derechos humanos y avances en el acceso a la justicia;
– Recomendar a los países que aún no son signatarios de la Convención Interamericana contra el Racismo, la Discriminación Racial y todas las formas conexas de Intolerancia, a que la aprueben, ratifiquen o adhieran;
– Velar por la incorporación de la temática afrodescendientes en las instancias y programas de MERCOSUR, instando a su transverzalización con otros grupos históricamente vulnerados en sus derechos;
– Promover iniciativas de participación efectiva de la población afrodescendiente en la vida económica de la región, que garanticen el desarrollo de programas de índole económico y productivo, así como el acceso a los recursos;
– Establecer enlaces con otras instancias del bloque referidas a la promoción del derecho al empleo y al trabajo;
– Promover medidas para el derecho a la salud;
– Promover la socialización de aprendizajes respecto al acceso a derechos económicos, sociales y culturales, a partir de las leyes nacionales de  afirmación;
– Fortalecer los mecanismos de participación social, buscando articularlos a nivel regional;
– Incentivar a la participación política de la población afrodescendiente;
– Mejoramiento del acceso, permanencia, calidad y pertinencia de la educación de la población afrodescendiente;
– Rescate de las tradiciones culturales y reconocimiento de la identidad cultural de las comunidades afrodescendientes.

La creación de la RAFRO, sus cometidos y el Plan de Trabajo elaborado para los años 2016-2017, se enmarcan en el Eje II del PEAS (Garantizar los derechos humanos, la asistencia humanitaria e igualdades étnica, racial y de género).

Dada su reciente puesta en funcionamiento, la mayor parte de la información relacionada a actividades, se trata de aquellas acciones previstas en el Plan de Trabajo 2016-2017 de la RAFRO, las cuales se encuentran en mayor o menor grado de ejecución. Estas son:

– Incidir y acompañar a los Estados Partes y Asociados a que incorporen las variables étnico–raciales en los mecanismos de relevamiento, registro y sistematización de información y datos sobre las poblaciones afrodescendientes;
– Promover el intercambio de buenas prácticas en torno a los siguientes temas:

i. Relevamiento, registro y sistematización de datos con enfoque de diversidad, género y generaciones;
ii. Campañas de sensibilización y concientización sobre la existencia del racismo y la discriminación racial;
iii. Normativas y leyes antidiscriminatorias, antirracistas y de afirmación;
iv. Creación de grupos de trabajo a nivel nacional;
v. Fortalecimiento y jerarquización de la institucionalidad existente sobre la promoción de la equidad racial;

– Poner en funcionamiento una página web que actúe como conexión y articulación entre los Estados Partes y Asociados, la sociedad civil, las organizaciones sociales y los medios de comunicación;
– Publicar un documento que informe sobre la población afrodescendiente del MERCOSUR, elaborando una versión audiovisual del mismo;
– Apoyar la Declaración de Cumbes, Quilombos y Palenques, y la geografía del cimarronaje como Patrimonio Cultural del MERCOSUR;
– Fortalecer y articular los sistemas de información sobre grupos en situación de  vulnerabilidad, que incluyan a los y las afrodescendientes, con énfasis en niñas, niños, adolescentes, mujeres, adultos mayores, personas con discapacidad, población LGBTI, entre otros;
– Articular esfuerzos con el Programa “Más Allá de la Guerra, Memoria, Reflexión y Cultura de la Paz”, instaurados en el MERCOSUR Cultural, como iniciativas para la visibilización de la población afrodescendiente desde la época colonial;
– Instalar un Observatorio para la población afrodescendiente respecto al ejercicio de derechos humanos y la igualdad de oportunidades;
– Incorporar contenidos sobre la población afrodescendiente en sus diversos aspectos en el diseño del currículo escolar;
– Promover intercambio de experiencias y buenas prácticas con Niñ@sur, con el objetivo de transversalizar la Perspectiva Étnico-Racial (PER) en las políticas y acciones dirigidas a la infancia a nivel de la región;
– Promover estudios en legislación comparada en materia de racismo y discriminación racial, así como generar mecanismos de armonización legislativa en la región sobre derechos de las personas afrodescendientes y políticas de acción afirmativa;
– Transversalizar e incorporar la Perspectiva Étnico–Racial en los distintos ejes, directrices y objetivos del PEAS, con énfasis en la generación de datos de los distintos países del MERCOSUR, para la generación de información relevante y de calidad que pueda ser comparable entre los mismos;
– Avanzar en el diseño de indicadores DESC en el marco de la OEA;
– Promover sinergias y cooperación entre los distintos países del MERCOSUR y otras instancias regionales, como UNASUR, CELAC, OEA, en materia de los derechos de las personas afrodescendientes;
– Transversalizar los ejes del Decenio Internacional de las personas Afrodescendientes: Reconocimiento, Justicia y Desarrollo, en las distintas instancias regionales como el MERCOSUR, UNASUR, CELAC, OEA;
– Instar a los Estados Partes y Asociados a la promoción de un fondo económico de desarrollo, en línea con el Fondo de Desarrollo para la Población Afrodescendiente aprobado por la Secretaría General Iberoamericana en 2011, en conmemoración del Año Internacional de las Personas Afrodescendientes;
– Elaboración de una hoja de ruta con acciones claves y medibles, a partir de acuerdos generales y bilaterales que profundicen las acciones contenidas en el Plan de Acción 2016–2017 y aquellas que serán incorporadas como resultante la II RAFRO.